El ragdoll es ante todo un gato tranquilo, que disfruta de la compañía de las personas y requiere atención constante. Cada gato por supuesto tiene su propia personalidad, pero en general son muy afectuosos y apacibles.

 

Es una raza llamada "de interior" el típico gato de sofá. Disfrutará de una zona exterior, ya sea jardín o terraza, pero siempre que tenga la atención que necesita de su familia humana, no será algo que requiera en su desarrollo para ser feliz.

 

Su carácter dulce y adaptable es ideal para familias con niños u otros animales, y especialmente indicado para personas "anti gato" que caerán rendidas ante su personalidad.

 

Del gato Ragdoll se ha dicho todo, que es insensible al dolor hasta el punto de soportar la cirugía sin anestesia, que su carácter es fruto de una manipulación genética, que tiene un pelaje mágico que jamás se enreda, que su pelo es hipoalergénico etc.

 

Todo ello es totalmente falso.

 

  • El mito de su insensibilidad al dolor, es evidente que es totalmente falso.
  • Sobre que en su origen fuera manipulado genéticamente, es algo que técnicamente no es posible ni siquiera ahora, menos en los años 60.
  • Su pelo se enreda mucho menos que cualquier otra raza de gato, pero eso no significa que si no se cepilla regularmente no vaya a generar nudos nunca.
  • El tema de la alergia, la produce como cualquier otro gato, ya sea de pelo largo o pelo corto.

 

Por tanto nos encontramos con un gato, de imponente belleza, con un carácter afectuoso y tranquilo y cuyo pelaje es más fácil de manejar que el de otros gatos de pelo largo, pero nada que ver con los diversos mitos que han acompañado a la raza desde su fundación.